Cómo conquistarla

Actualizado: feb 4

Por encima vez la estaba observando, viendo como su cabello no dejaba de meterse en su boca por el aire frio de febrero, viendo como sus labios estaban resecos a pesar de su lipstick de fresa, viendo cómo se acercaba a comprar su café, ese café que siempre era el mismo, una parte de moka, dos partes de leche de coco y una pisca de menta, era su bebida favorita y él se atrevió a probarla un lunes para según tener un tema de conversación, pero al primer sorbo tuvo de abortar la misión, no le gusto para nada, y obviamente ese día tampoco le hablo.


Pero esta vez estaba decidido, nuevamente cargado de miedo y de determinación, con una cara de idiota, una rosa en sus manos y sudor por todo el cuerpo, que, al mezclarse con su loción (que le compro a su vecina a mitad de precio jurándole que era original) desprendía un aroma a comino y a esa sudadera que usamos por 3 días cuando estamos enfermos.


Y sucedido, se puso frente a ella y un terremoto invadió su cuerpo, parecía perrito chihuahueño recién salido de bañar y si a eso le agregas que su voz entrecortada solo pudo decir algo así como un “hobla soy Jorge de sitemas, en el intercambio de nadidad de regale unas medias de aguacatitos” le entrego la rosa y salió corriendo tan rápido que estoy seguro que ni el mismísimo correcaminos podría haberlo alcanzado en ese momento.


Jorge sentado en una banca afuera de la oficina solo repetía la imagen patética de hace unos momentos en su cabeza, preguntándose qué sería mejor, irse de la ciudad y comenzar de nuevo en un pequeño pueblo sembrando rábanos o encerrarse en su casa y comenzar un a vender cosas en línea, y mientras idealizaba una tercera opción que trataba de como formar parte de la famosa misión a marte donde sería una de las primeras personas en colonizar ese planeta, alguien lo tomo por el hombro y le dijo gracias.


Entonces Liz con una voz tímida le dijo que le habían encantado sus medias, pero como ese día también salió corriendo nunca pudo decírselo, acerco la rosa al rostro de Jorge y le dijo que le encantaba y que, si no salía corriendo podían ir a tomar un café, que no se preocupara, que no tenía que ser moka con leche de coco, pues sabía que no le gustaba, porque, aunque él no se diera cuenta ella también lo observaba.


Aquí es donde les puedo decir que si desean conquistar a una mujer solo pueden hacer una cosa, ser ustedes mismos y poner atención a esos pequeños detalles que dejan ellas en el aire, pidiendo a gritos que un día alguien sea capaz de encontrarlos y valorarlos, estos pueden ser tan sencillos como saber cómo preparan su café, si les gustan los aguacatitos en sus medias, si se sienten tristes o felices con la lluvia, etc. Etc.. Les debo contar que llevan 3 años saliendo y hoy Jorge le pedirá matrimonio a Liz y está sudando y oliendo a comino como aquella vez.


Esta puede ser tu historia así que ya saben el secreto, ahora solo tomen un puño de valor, una rosa y sus mejores tenis por si tienen que salir corriendo.

43 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Metas.

La mayoría de las personas tienen metas en su vida, quieren alcanzar un objetivo que les dará cierta satisfacción, algo que les proporcionará un sentimiento de realización personal. A pesar de que la

 

Historias, relatos, variedades, artículos de opinión, criticas, etc.

Próximamente correo electrónico de contacto

Formulario de suscripción

  • Facebook
  • Instagram

©2020 por Verum Lux. Creada con Wix.com | Aviso de Privacidad